Pasajeros de Carnival, era como estar en el Titanic. Agua por donde quiera

La línea de cruceros Carnival está con el agua al cuello, literalmente. Una nueva crisis en altamar. Un episodio caótico que hizo tiritar a los viajeros, quienes en sus mentes no pudieron evitar hacer un aterrador paralelo: hundirse en el “Titanic” del Caribe.

Y es que a los pasajeros de un crucero les gusta nadar siempre que estén fuera del barco, no adentro. Pero esa fue la sorpresa o el susto que se llevó un grupo de huéspedes del Carnival Dream el jueves, cuando la rotura de una de las principales tuberías de agua causó la inundación de sus camarotes.

Loading...

Literalmente era como estar en una escena del Titanic”, escribió un pasajero en Facebook, en una publicación donde aparecían imágenes de chorros de agua que brotaban por las paredes del pasillo.

El crucero había zarpado de Nueva Orleans el domingo pasado y navegaba viento en popa en un itinerario de siete días por el Caribe occidental. De pronto, un “diluvio” en la cubierta 9. Se había quebrado el sistema de extinción de incendios, lo cual produjo el estallido de la tubería, informó la empresa naviera.

A los cruceristas casi se les sale el corazón por la boca. “Nos estamos inundando en un crucero, escuchamos el derrumbe de la cubertería y los violines. Qué demonios… digan una plegaria por todos nosotros”, escribió en Facebook la viajera Marla DeAnn Haase, quien compartió el video del hecho.

La empresa anunció que los pasajeros afectados por la inundación serán indemnizados con un reembolso total de su viaje y un crédito del 50 por ciento para una futura reservación. Además, se les brindó la opción de volar de regreso a Estados Unidos el viernes, informó la cadena ABC News.

Empleados de la naviera limpiaron rápidamente la mugre y reacomodaron a los huéspedes que lo pidieron. El próximo itinerario del barco no se verá afectado, dijo la compañía.

Los problemas de Carnival se han ido acumulando como la marea brava. A principios de año, inspectores de saneamiento detectaron insectos voladores dentro de una lavadora de platos, un cartón de bebida con un pelo largo en un refrigerador, así como maquinarias corroídas, sucias o rotas.

Días después, una mujer en un crucero que había zarpado desde Jacksonville cayó desde el balcón de su camarote y murió. Si bien se descubren paisajes maravillosos y lugares recónditos, lanzarse al mar puede acarrear ciertos riesgos, especialmente cuando las condiciones meteorológicas causan estragos que terminan por arruinarle las vacaciones a los huéspedes. Info Nuevo Herald

Compártelo!

RELACIONADOS